Saltar al contenido

Puerto Candelaria celebra 20 años

A 150 kilómetros a la derecha de Macondo, el pueblo mágico de Gabriel García Márquez, está el mítico y extraño lugar de Puerto Candelaria. Un sitio donde la música es lo más importante, porque hace que sus habitantes olviden las desgracias.

Hace 20 años, Juancho Valencia, nombrado también como El Sargento Remolacha, llegó al puerto en busca de nuevas aventuras. En su maleta solo cargaba dos cosas: sus clases de música clásica -que tomó en Medellín- y el ideal de resaltar los ritmos tradicionales colombianos. (Lea: Puerto Candelaria, música sin fronteras)

Junto con otros amigos - Catalina Calle, Didier Martínez y Eduardo González - formó Puerto Candelaria, una banda que propone un audaz viaje sonoro por la cumbia, rock, ska, chucu chucu, world music y sus géneros propios: jazz a lo colombiano y cumbia underground.

Hoy, y con el objetivo de celebrar estas dos décadas de vida, Puerto Candelaria anunció la realización de un concierto virtual el próximo 29 de agosto.

“Estamos construyendo para ustedes un espectáculo muy especial. Viajaremos a través de las historias, canciones y personajes que han hecho este Puerto lo que es, durante las dos últimas décadas”, afirmó el Sargento Remolacha. (Lea también: El Tri celebró el poder del rock con un autoconcierto)

Además del concierto, Puerto Candelaria también sorprendió a sus seguidores con un disco secreto de jazz llamado The Secret Of The Shadow, lanzado a través de la plataforma de micro mecenazgo Patreon, donde sus seguidores pueden hacer aportes económicos a la medida, a cambio de disfrutar creaciones candelarias exclusivas y así hacer posible que el grupo siga existiendo y creando.

Como un antojo, Los Candelarios han adelantado un primer sencillo de este álbum, llamado Goodbye My Honey, una composición a dos mentes entre el Sargento y Catt, que ya se puede escuchar en plataformas digitales.

El 2019 fue uno de los mejores años para Puerto Candelaria. Tuvieron una gira por 15 países, que recorrió los continentes de Europa y Asia. “El mayor orgullo ha sido llegar con nuestra música a todos los países, ser uno de los principales exponentes de la música colombiana, hacer grandes colaboraciones y, lo más importante, es que seguimos teniendo un puesto en la cultura colombiana, cosa que no todos logran”, dijo el Sargento Remolacha.