Saltar al contenido

'Los géneros musicales no se defienden haciendo duetos de reguetón'

Un centenar de periodistas de medios iberoamericanos –entre los que se encontraba este diario– esperaban a que Ricardo Arjona apareciera en la pantalla del Zoom para contar los pormenores de su más reciente disco, titulado 'Blanco' y que es el primero de dos álbumes que el guatemalteco tiene listos (el segundo se llama 'Negro' y no tiene fecha de lanzamiento aún).

El encuentro duraría 45 minutos para escuchar sus historias y que él mismo leyera algunas preguntas que sus agentes habían preseleccionado. Todos los periodistas permanecíamos silenciados, escuchando.

“Es una conferencia de prensa egoísta esta. Solo habla el cantante”, bromeó Arjona, después de exponer durante casi 20 minutos el origen de 'Blanco' –que conocieron en adelanto exclusivo sus fanáticos y miembros de la plataforma Mundo Arjona y que la semana pasada se liberó para el resto del público en plataformas digitales–.

(Lea además: El actor mexicano Diego Luna quiere comer y debatir en ‘Pan y circo’)

En algún momento, Arjona decidió cambiar las reglas del encuentro con la prensa y responder en directo preguntas, hacer una verdadera rueda de prensa. “Se van a enojar conmigo”, dijo viendo de reojo a su mánager. “O nos podemos quedar aquí hasta mañana”.

Estos son algunos extractos de ese encuentro, que en palabras del mismo Arjona revela detalles de la producción que grabó en los míticos estudios Abbey Road, en Londres, con músicos en vivo y en el que expresa su admiración por el fallecido nobel de Literatura colombiano Gabriel García Márquez.

(En otras noticias: ¿Quiere saber quién estará en el mayor encuentro virtual de DC Cómics?)

El origen del proyecto

Junio, 2019. Londres, una noche cualquiera. Yo estaba grabando un disco que se llamaba 'Mujeres', que tenía que ver con la canción famosa, pero que se cruzaba con la relevancia que ha adquirido la mujer en los últimos tiempos.

Era un disco de diez temas inéditos, grabados a dúo con diez mujeres.

Esa noche salgo a un bar, solo, y me encuentro con dos hinchadas de fútbol que terminan peleando, empezaron a llover ceniceros, botellas... y yo pensaba, qué loco todo esto.